01 octubre 2020

se han cargado el techo de gasto...

Es brutal, ahora pueden gastar en lo que les de la gana y acumular deudas y más deudas, todo lo que sea necesario para seguir gobernando…

Qué implica suspender las reglas fiscales y qué otros países lo han hecho

Esta medida puede generar desconfianza en los mercados sobre el compromiso del país con la reducción del déficit y la deuda pública, que ya supera el 110% del PIB

El Gobierno ha anunciado este miércoles la suspensión de las reglas fiscales para todas las Administraciones del Estado (Central, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales o ayuntamientos y Seguridad Social) durante 2020 y 2021. 

Esto supone en primer término que el Ejecutivo no presentará una senda de déficit y deuda pública para el periodo 2020-2023, fijando objetivos de déficit y deuda a los que tendrían que ceñirse las Administraciones y que tendrían que ser aprobados por el Parlamento como primer paso para elaborar los Presupuestos Generales del Estado (PGE). 

Esta decisión, de la que ya había informado Vozpópuli hace una semana, supone que el Ejecutivo únicamente presentará un techo de gasto (el límite máximo de incremento del gasto público que está previsto para el próximo ejercicio) y éste sí se votará en el Congreso y el Senado, pero no tendrá que someter a votación la senda de consolidación fiscal, sino que únicamente "informará" de cuáles son los objetivos estimados para el próximo año. 

Cumplir esos objetivos no será obligatorio, ni habrá penalizaciones para las administraciones que no los cumplan. Simplemente servirán de guía para que cada Administración elabore sus Presupuestos sabiendo qué se espera de ella.  

Los ayuntamientos usarán sus ahorros

Otra consecuencia de esta decisión es que, finalmente, los ayuntamientos que tengan remanentes de tesorería en el banco sí podrán hacer uso de ellos para afrontar el incremento del gasto derivado de la pandemia. El Ministerio ha sostenido hasta ahora que permitir a las corporaciones locales tener déficit no estaba amparado por la Constitución (con este argumento defendían que por eso era preferible que los ayuntamientos cedieran sus remanentes al Estado), pero han cambiado de idea y ahora sí les permitirán hacer uso de esos fondos. 

El Ministerio de Hacienda aprovechará la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), el próximo lunes 5 de octubre, para comunicar cuáles son esos objetivos. 

El Ejecutivo ha tomado esta decisión en consonancia con la medida que tomó la Comisión Europea ya en el mes de marzo de activar la cláusula de escape de la Ley de Estabilidad, lo que permitía a los países de la Unión dejar de ceñirse al Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) y aumentar su gasto público lo que fuera necesario para combatir el impacto de la pandemia. 

De esta forma, no habrá consecuencias si su déficit público pasara este año o el próximo del nivel máximo del 3% del PIB, lo que en circunstancias normales les habría derivado al Procedimiento de Déficit Excesivo y a un mayor control y vigilancia por parte de Bruselas. 

Miedo a un incremento desmedido de gasto y deuda

La principal implicación de suspender las reglas fiscales para este ejercicio y el próximo podría ser un incremento aún mayor del gasto público y, ante la caída prevista de la recaudación, un mayor desfase presupuestario y una desviación aún superior de la deuda pública, que aumenta progresivamente y pronto se instalará en niveles del 120% del PIB. 

Este temor, que podría generar desconfianza en los mercados, es lo que ha llevado al Fondo Monetario Internacional (FMI) a recomendar al Gobierno que presente cuanto antes un plan que muestre un compromiso de reducir deuda y déficit tan pronto como se encauce la recuperación económica (previsiblemente no antes de 2022) y poder mandar así un mensaje de calma a los mercados. 

España sigue la estela de otros países

Con esta decisión, España se ha sumado a otros muchos países de la UE que han ido activando desde marzo sus cláusulas de escapes nacionales.

En algunos casos como el de Portugal, Francia e Italia, la cláusula de escape se activó de forma automática al estar sus reglas nacionales vinculadas a las de la UE; mientras que otros han tenido que aprobarlo por su cuenta. Es el caso de Alemania, Austria, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, la República Checa y Rumanía.

Según explica el FMI, algunas cláusulas de escape imponen límites al tiempo en que la política fiscal puede desviarse de las metas establecidas en la regla, y el requisito de que la política fiscal vuelva posteriormente a dichas metas, pero en otros casos como en el de la UE no se establece una fecha concreta de vuelta al cumplimiento y se fija que dependerá de las condiciones.

"Teniendo en cuenta la fuerte incertidumbre, los países deberían elaborar planes basados en su escenario de referencia para la activación de la cláusula de escape. Por ello, es aún más crítico asegurar la plena transparencia del proceso (...) Para lograr un equilibrio entre la flexibilidad y la credibilidad, es crucial someter el proceso al escrutinio externo y a la aprobación parlamentaria", aconsejan.

Al activar estas cláusulas, "es fundamental contar con una estrategia de comunicación bien diseñada a fin de reforzar la credibilidad del marco fiscal y evitar reacciones adversas en los mercados. Esta estrategia debe basarse en mensajes sencillos y claros orientados a informar al público y a los mercados sobre la evolución reciente de la economía".

Abrazos,

PD1: Hay mucha gente que querría ir a Misa a diario pero no puede, no le da la vida (hijos pequeños que atender, mucho trabajo…) Para estar más cerca de Dios y beneficiarse de recibirlo en la Comunión, hay una gran alternativa que es leer y meditar el evangelio del día. Es muy fácil y requiere muy poco tiempo. Y los frutos que produce esta práctica son inmensos…

No es leer por conocer la historia de lo que pasó. Es meterse como un personaje más, leer un par de párrafos y ver lo que nos quería decir el Señor con su vida… No se lo decía a sus discípulos, nos lo decía a nosotros hoy y ahora.

Y al día siguiente otros dos párrafos. Al cabo del tiempo, se adquiere una costumbre muy buena, que es estar unos minutos con Dios y mamar su amor y sus enseñanzas…

30 septiembre 2020

ya tenemos unos nuevos ERTE

Es una ruina para el estado, que va a pagar como un loco a muchas empresas…: café para todos, que la deuda aguanta con todo ¿? No sé de dónde va a salir ese dinero que no tenemos. Es muy necesario ya que de otra forma los ERTEs viejos se transformaban en EREs sin remedio… Pobre gente!!!, Pero aún así, muchos tendrán que echar el cierre…

Guía para entender cómo serán los ERTE desde este jueves y hasta el 31 de enero

El Gobierno ha conseguido aprobar este martes su prórroga con el aval de la patronal y los sindicatos

El Gobierno ha conseguido aprobar este martes con el aval de la patronal y los sindicatos la prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) desde el 30 de septiembre -en que expiraban los vigentes- y hasta el 31 de enero de 2021, salvando así la campaña de Navidad. 

Para conseguir el apoyo de los agentes sociales, el Ejecutivo ha tenido que idear la creación de un nuevo tipo de ERTE, el ERTE de limitación de actividad, que dará cobertura a las empresas que quedan excluidas de los ERTE de fuerza mayor, que sólo se extienden para las actividades más perjudicadas por el impacto de la pandemia: turismo, transporte y cultura. Estos nuevos ERTE se han diseñado pensando en sectores como la hostelería y el comercio, que atraviesan importantes dificultades. 

Desde este miércoles, quedan a disposición de las empresas tres tipos de ERTE: los de fuerza mayor -a los que sólo se podrán acoger las empresas que forman parte de las actividades seleccionadas por el Ejecutivo según la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE)-; los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y productivas (ETOP), para los que no hay exención de cotizaciones; y los nuevos ERTE de limitación de actividad. 

Nuevo ERTE: de limitación o suspensión de actividad

El nuevo ERTE de limitación de actividad, que sustituye a los ERTE por rebrotes que estuvieron vigentes durante el verano, se destine a aquellas compañías de cualquier sector que estén perjudicadas por algún tipo de restricción de actividad o de movilidad, sin necesidad de que se les imponga el cierre.

Es un ERTE que se ha creado pensando en sectores como la hostelería y el comercio, para los que no existía ningún paraguas en el que cobijarse, y que será muy útil para empresas ubicadas en las zonas de España que actualmente están confinadas o para las que hay restricciones de movilidad para combatir la expansión del coronavirus. 

Las empresas que activen un ERTE de limitación de actividad no tendrán que pagar la totalidad de las cotizaciones sociales de sus empleados.

Si la actividad ha quedado totalmente suspendida no tendrán que pagar nada (100% de exoneración si tienen menos de 5o empleados) o tendrán una exoneración del 90% si tienen más de 50 empleados.

Si la actividad no está suspendida pero sí limitada, las pymes se beneficiarán de una exoneración del 85% en octubre, el 70% en noviembre y diciembre, y del 60% en enero. Las grandes compañías de más de 50 empleados tendrán exoneraciones del 75% en el primer mes, el 60% en el segundo y tercero, y del 50% en el último.

ERTE por fuerza mayor

Los ERTE de fuerza mayor, que se activaron con el estallido de la pandemia, sólo seguirán vigentes para los sectores más perjudicados por la pandemia: turismo, transporte y ciertas ramas de la cultura. El Ejecutivo no ha detallado la lista completa de todos los códigos de la CNAE que estarán autorizados para extender estos ERTE. 

Según cálculos del Ministerio de Trabajo, de los 600.000 trabajadores que ahora están en un ERTE por fuerza mayor, alrededor de 400.000 podrán seguir utilizando este mecanismo al pertenecer a estas actividades seleccionadas. 

Para ellos, las exoneraciones serán del 85% para los cuatro meses si son pymes y del 75% si tienen más de 50 empleados, y afectarán tanto a los empleados suspendidos como a los que vayan reincorporándose a la actividad.

El hecho de seleccionar sólo a algunos sectores para poder prorrogar los ERTE por fuerza mayor generó mucha confrontación en las negociaciones con sindicatos y patronal, que insistían en que no firmarían un acuerdo que dejara a nadie atrás. Este escollo se ha salvado esta misma mañana con los nuevos ERTE por limitación de actividad a los que pueden acogerse el resto de compañías excluidas. 

ERTE ETOP

También están disponibles los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y productivas (los llamados ERTE ETOP), que no se benefician de exoneraciones en el pago de cotizaciones sociales desde el mes de junio y que, por tanto, tampoco tienen que cumplir con la obligación del mantenimiento del empleo. 

No obstante, sí tendrán este premio las empresas que tengan ERTE por fuerza mayor y pasen a un ERTE ETOP.

Novedades que afectan a todos los tipos

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros algunas novedades que afectan a todos los tipos de ERTE y que mejorarán la protección de los trabajadores. 

Hasta ahora, los trabajadores afectados por un ERTE que estaban cobrando la prestación por desempleo veían como su prestación se reducía desde el 70% de la base reguladora hasta el 50% a partir del sexto mes, pero la ministra ha aprobado que se mantenga en el 70% durante todo el periodo de vigencia del ERTE. 

Yolanda Díaz ha anunciado también que se mantendrá el compromiso del mantenimiento del empleo para los que continúen en ERTE durante seis meses desde que recuperen la actividad, se mantiene la prohibición de hacer despidos objetivos por causas económicas en las empresas y se extiende la prohibición de hacer horas extra. 

En cuanto al periodo máximo de dos años en que los trabajadores pueden cobrar la prestación por desempleo, la ministra ha anunciado que el llamado 'contador a cero' -periodo que no cuenta dentro de ese plazo máximo de dos años- se amplía a 196 días y estará vigente hasta el 1 de enero de 2021.

El Ministerio ha aprobado también un sistema de protección para los trabajadores fijos-discontinuos, que a partir de ahora tendrán derecho a cobrar un subsidio cuando dejen de trabajar. Éste se renovará de forma periódica. 

Otra novedad de los ERTE es que todos los trabajadores que se encuentren afectados por uno de ellos pasarán a tener prioridad para recibir formación por parte de los Servicios de Empleo Público Estatal (SEPE), lo que podría contribuir a su reubicación si la empresa a la que pertenecen no logra recuperar al 100% la actividad. 

Abrazos,

PD1: Ayer fue la fiesta de los Arcángeles. La iconografía nos los representa con alas, pero no sabemos cómo serán de verdad. Lo que si intuimos es lo que nos dan…:

Miguel nos da la fuerza, para que podamos hacer todas las cosas que tenemos que hacer cada día, La fuerza para rezar…

Gabriel es el mensajero de Dios. Nos permite que le escuchemos, que sepamos distinguir lo que nos dice cuando hacemos oración, para que diferenciemos lo que dice Dios, de lo que nos gustaría que nos dijera…

Y Rafael es el sanador, el que cuida de nosotros, la salud de nuestro cuerpo físico, y nuestra salud mental… El que nos da la Paz como última forma de salud…

29 septiembre 2020

mercado de bonos muy intervenido...

 

Los bonos aguantan en un mercado intervenido por los bancos centrales… Es quizás aquí donde hay una gran burbuja, tan grande como la de los valores tecnológicos…

¿Miedo a la pandemia? Las primas de riesgo soberanas mantienen su acto de fe en el BCE

El golpe de volatilidad de las bolsas producido por la nueva escalada del covid en Europa no ha afectado a la deuda soberana. Esto dice más del BCE que de la pandemia

Con la curva de contagios en rápido ascenso y el colapso sanitario acechando, las comparaciones con marzo están a la orden del día, también en los mercados. Las bolsas europeas han vivido una racha de ventas en este primer mes de septiembre, después de un verano plano. Lo hacen en medio de un recrudecimiento de la pandemia que ya ha llevado a más medidas de contención.

En cambio, los bonos periféricos mantienen la calma, con subidas incluso de precio. Un contraste con el comportamiento de las primas en los últimos días de febrero, antes de los desplomes, que subraya una diferencia clave respecto a la situación de marzo: el mercado tiene ahora fe plena en el Banco Central Europeo (BCE). Esto no quiere decir que a corto plazo no pueda haber más hecatombes en los mercados, sobre todo porque otros activos no están relacionados con el banco central de forma tan directa. La situación de la deuda soberana simplemente subraya un soporte clave con el que los mercados no contaban en primavera, o al menos no al mismo nivel con el que cuentan ahora.

El Ibex 35 va camino de cerrar el mes con un retroceso de cerca del 5%, mientras que el Eurostoxx 50 pierde otro tanto. El índice de volatilidad V2X para Europa sigue lejos de máximos anuales, pero ha ganado un 30% en las últimas dos semanas (cerrando plano el neto del mes). Las bolsas llevan viviendo picos de compras y ventas todo el verano, pero con la temporada de vacaciones cerrada y la incertidumbre en el nuevo curso sobrevolando a los inversores, junto con otros frentes geopolíticos como las elecciones de EEUU o el Brexit, el nerviosismo acecha los activos de riesgo.

En cambio, las primas de riesgo se desinflan, con la española borrando otro 3% este septiembre, hasta los 77 puntos, en mínimos de febrero. El bono a 10 años del Tesoro cotiza cerca de los mínimos anuales, en un tipo del 0,24%, pese a ser España una de las naciones más endeudadas y más golpeadas por el coronavirus a nivel europeo.

Por su parte, los bonos corporativos de grado de inversión están viviendo un mes tranquilo, con el Bloomberg Barclays Pan-European Aggregate Index ganando un 0,5% en septiembre, siguiendo con la estela alcista del verano. No obstante, su equivalente de bonos basura, el Bloomberg Barclays Pan-European High Yield Index, ha aplanado las subidas del verano con un retroceso de casi el 1% en septiembre. El BCE no compra bonos de grado especulativo como parte de sus programas de estímulo (por más que los analistas hayan especulado con que pueda llegar a hacerlo).

Es una situación distinta a la de los últimos días de febrero, antes de la eclosión histórica de marzo. Ya entonces, las bolsas empezaron a mostrar señales de nerviosismo y la Reserva Federal decidió tomar las primeras medidas extraordinarias. En Europa, las primas de riesgo empezaron a ensancharse ya antes del gran desplome, con la española escalando más de 20 puntos en la última semana de febrero hasta cerrar el mes en los 89 puntos, antes de dispararse en marzo hasta los 146. El mercado tenía ya entonces el apoyo histórico que había dejado Mario Draghi de la anterior crisis, pero no fue suficiente.

Gran parte de la responsabilidad por la huida indiscriminada de marzo reside en la gestión del BCE entonces, que mientras la Fed empezaba a tomar medidas, esperó a su reunión ordinaria para abordar la situación, sin dar señales de una respuesta coordinada con los demás bancos centrales. La presidenta, Christine Lagarde, veterana política como exministra de Finanzas y recién llegada tras la salida de su predecesor Draghi, pasó a la historia tras zanjar que el “BCE no está aquí para cerrar los diferenciales”, queriendo azuzar así a los gobiernos europeos para que recogiesen también el guante con políticas fiscales. La deuda periférica, en especial el bono italiano, sufrió ventas históricas en tiempo récord y Lagarde tuvo que correr a rectificarse en una entrevista con la CNBC minutos después.

Desde entonces, no hay quien la saque del ‘whatever it takes’, y los mercados lo saben. De hecho, en las últimas dos semanas, la entidad ha aumentado el ritmo de compras semanales de su programa de emergencia, destinando más de 16.000 millones de euros en compras. El programa de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) es reconocido en el mercado por su flexibilidad, y los analistas prevén una transición del uso del PEPP desde un programa de 'choque' a una herramienta de expansión económica en la recuperación, aumentando en el futuro su cuantía (de momento, solo ha gastado la mitad del paquete).

"El mercado se mantiene tranquilo porque el BCE lo está aguantando, podríamos hablar de un mercado intervenido”, explica Rafael Valera, consejero delegado de Buy & Hold. “Considerando la situación actual de España, con un 110% de deuda sobre el PIB, un paro creciente y una situación de semiparálisis económica, y que aun así nuestra prima de riesgo sea inferior a la que teníamos cuando la deuda nacional era inferior al 100% y con un Gobierno calificado como de centro reformista, solo caben dos respuestas al comportamiento del mercado: o bien los mercados están dispuestos a valorar positivamente los Presupuestos que están cocinando Sánchez e Iglesias, o bien el BCE está conteniendo las primas de España. De lo contrario, estaríamos en una situación cuanto menos compleja".

El mercado se mantiene tranquilo porque el BCE lo está aguantando, podríamos hablar de un mercado intervenido

“Solo hay una única respuesta al porqué de las primas de riesgo: bancos centrales. La rueda sigue girando y los bancos centrales siguen comprando todas las emisiones de la deuda gubernamental que sale al mercado”, argumenta también Gonzalo Ramírez Celaya, director renta fija de Tressis. “Esta es la única manera de que no explote la actual burbuja de deuda, y por tanto a corto-medio plazo no veremos los tipos de interés a unos niveles más adecuados a la realidad de la economía… ¿O alguien entiende que España se financie a cinco años a tipos del -0,33%?”, expone el analista, recordando que la deuda mundial se sitúa por encima de los 255 trillones de dólares, es decir, más del 325% del PIB mundial. “La rueda de la compra de deuda [gasolina] debe seguir funcionando para que la economía [motor] siga funcionando”.

La tranquilidad de la deuda no es moco de pavo: una ruptura del mercado de la renta fija tendría consecuencias económicas más allá de la inversión, comprometiendo la capacidad de endeudamiento de gobiernos y compañías en un momento en que la financiación es clave para afrontar el coronavirus. “Incluso en el peor momento de la crisis, España logró sacar con éxito emisiones significativas de bonos que sí hubo que primar en ese momento”, subraya Jorge Ceballos, responsable de distribución de renta fija de Beka Finance, argumentando que “lo bien” que el mercado está digiriendo “estos enormes volúmenes de emisión” (un 30% más que en 2019 en lo que llevamos de año), hace que la prima de riesgo esté “contenida” y la demanda de papel “sea buena”.

“Italia y España siguen vendiendo sus bonos con demanda récord a pesar de la enorme carga de deuda, mientras que Grecia parece que tiene algo más de problemas por sus tensiones políticas con Turquía y ese escenario prebélico que impera…”, enumera Ceballos. “Portugal mantiene su prima de riesgo prácticamente al mismo nivel que España y es el gran ganador entre los PIGS por su buena gestión de la pandemia y su relativa estabilidad política, que destaca entre sus ‘peers”.

Más allá del crucial apoyo del BCE, Peter Allen Goves, analista de renta fija en MFS Investment Management, recuerda que “esta vez es diferente” también porque los mercados cuentan ahora con “innovaciones inherentes” en el apoyo económico a nivel fiscal. “El fondo de recuperación europeo proporciona evidencias y una señal política poderosa en cuanto a la integridad de la Unión Europea a la hora de encarar un choque exógeno”, considera por un lado el experto. “Con la pandemia, se ha alcanzado cierto grado de arquitectura institucional en las facilidades de apoyo a la estabilidad que han madurado y se han vuelto más sólidas, facilidades que no estaban presentes en la eurozona en las crisis de deuda previas entre 2010 y 2012”, añade Allen Goves, poniendo de ejemplo el Mecanismo Europeo de Estabilidad o la habilidad de la UE de acudir a los mercados para sus programas del fondo de recuperación o el SURE.

Incluso con riesgos

Pese a todo, todo esto no quiere decir que el diferencial entre la deuda de distintos países sea 100% inmune al entorno que rodea los mercados. De hecho, este mismo viernes, las primas registraron un ligero pico, aunque lo hicieron por mayores compras en el bono alemán que en la deuda periférica, que también registró compras. Los expertos avisan de los riesgos, aunque no dejan de subrayar que es poco probable que la rentabilidades de los bonos de mayor calidad se descontrolen si el BCE sigue manteniendo la actual actitud frente a la economía.

Tampoco Allen Goves ve probabilidades de que la deuda sufra ventas significativas en el corto plazo. "La habilidad y disposición del BCE de hacer 'lo que sea necesario' es un determinante crucial en las primas de riesgo, aunque no es el único", explica el analista, que también ve como factores el apoyo fiscal y la búsqueda de rentabilidad por parte de los inversores dentro del mercado de bonos. "Puede haber oleadas en la oferta que supongan un auge localizado de la volatilidad, pero nada que vaya a desatar las alarmas", apunta. "En general, el futuro de las primas de riesgo de aquí en adelante probablemente dependa de la evolución de las políticas del BCE junto con cómo se desarrolle en sí la evolución del covid, situación que tenemos que continuar tomándonos en serio".

“Salvo rebrotes muy catastróficos, nuevos confinamientos extremos y/o un repunte abrumador en la incidencia de la crisis, no vemos motivos con tanto soporte del banco central para pensar que los diferenciales puedan dispararse”, considera por su parte Ceballos. “Un parámetro a vigilar es la demanda de los bonos en subastas y en emisiones sindicadas”, recuerda Ceballos. “Para nosotros, mientras el ‘bid to cover’ de los bonos soberanos de la periferia siga a los múltiplos a los que ha estado últimamente, no hay indicios de que las primas puedan moverse”, defiende. “La liquidez transaccional de estos activos sigue siendo enorme y cuasi perfecta, y de momento todo el mercado en sí está estable”.

“Los bancos centrales son los que ponen el suelo, no es un tema de caídas en bolsa”, insiste Ramírez Celaya. “Es simplemente lo que quieran comprar los bancos centrales, por tanto, no veremos tipos al alza en el corto-medio plazo”. Para el experto, la fe en el BCE reside en su importancia a nivel histórico: una retirada de su apoyo podría hacer temblar los cimientos de la UE. "Si nos pusiéramos en un escenario en donde los Estados fueran los únicos responsables en colocar su deuda en el mercado, muchos países europeos como Italia o España estarían financiándose a tipos muy altos, algo que los llevaría a entrar en bancarrota", sintetiza. "Sin embargo, este riesgo no se puede asumir, ya que nos llevaría a ver la desaparición de la eurozona como la conocemos, y este coste es muy alto".

Cuidado con las bolsas

En este entorno, las bolsas también se benefician de los bajos tipos de interés, aunque solo indirectamente, por el impacto de unos costes de financiación más bajos para su negocio. "Por supuesto que estamos en una fase de crecimiento; pero todo parece indicar que no va a ser tan fuerte, a nivel global, como podíamos pensar en el mes de junio", considera Pedro del Pozo, director de inversiones financieras en Mutualidad de la Abogacía, que subraya que la falta de avances en relación a las vacunas en la última semana, junto al empeoramiento de los datos de contagio en muchos países, singularmente en España, está motivando un nuevo paso de los inversores a situación de prudencia.

En ese sentido, Del Pozo observa caídas generalizadas de bolsas y algo de compras en deuda pública, esencialmente de aquella que aún paga algo, como Italia, por ejemplo. "La inferencia de ello está clara: el mundo no se va a acabar", zanja. "Las instituciones, singularmente los bancos centrales, van a estar ahí para inyectar los analgésicos necesarios... Pero la recuperación no va a ser fácil", añade el director de inversiones. "En ese sentido, todas las empresas 'de ciclo' se siguen moviendo en zonas complicadas de cotización. Cuando a ello se unen, como la semana pasada, ventas en los sectores 'growth', singularmente en tecnología, el ánimo cae aún más".

Stefan Hofrichter, economista jefe de Allianz Global Investors, destaca que, aunque parezca que hay ventas fuertes, en realidad la volatilidad de las bolsas también se ha mantenido relativamente moderada, como vemos con los índices del VIX”. “Aun y así, sigue habiendo picos respecto a la media histórica, lo cual contrasta con la volatilidad de los bonos actual, que se mantiene en mínimos históricos”, matiza. “Esta divergencia refleja el hecho de que el BCE esté interviniendo directamente en un segmento de mercado [los bonos] y no en las bolsas".

Es por el mayor desamparo frente al BCE que Hofricher avisa del riesgo de movimientos bruscos en la bolsa, pese a la baja probabilidad de que se produzcan en la deuda. “Llevamos mucho tiempo diciendo que los inversores de bolsa se han vuelto algo complacientes”, defiende el economista. “Mientras que las medidas del banco central claramente apoyan el futuro de la economía y han ayudado a los activos de riesgo a emprender un ‘rally’ tras los desplomes de febrero y marzo, no podemos perder de vista varios factores”, avisa. “Los datos cíclicos están dando señales de agotamiento, con una de las razones siendo sin duda la aceleración de los contagios del covid-19, las medidas de estímulo fiscal van a perder ‘momentum’ en 2021, así como también ha estado pasando con las compras del BCE, y los riesgos políticos están en auge, sobre todo en cuanto a las elecciones de EEUU y el Brexit”.

Parte de este afán por las bolsas pese a los riesgos la tienen precisamente el banco central y su intervención: es la llamada represión financiera. "El papel del BCE comprando deuda soberana y corporativa ha llevado a los bonos a subir de precio, llegando a generar rentabilidades negativas o próximas a cero", asume Ramírez Celaya. "El inversor busca por tanto rentabilidad, y al no encontrarla en estos bonos, invierte en bolsa, donde se ve altos flujos de entrada, lo que soporta en muchos casos los precios de las acciones... La gran pregunta es saber si la burbuja de los bonos se está trasladando a las acciones".

¿Cuánto tiempo van a aguantar los bonos con mínimos de rentabilidad (todavía muchos en negativo) con una evolución de la deuda acumulada tan grande? Es un imposible…


Y los bonos Investment Grade y los High Yield no se lo pueden creer…


Abrazos,

PD: A Dios me gusta decirle tres cosas de vez en cuando. Como solía decir un sonriente beato madrileño, GRACIAS, por todo lo que me da, por todo lo que me pasa, por las personas que me pone cerca, por cómo me cuida y me mima…

PERDON, por la cantidad de ofensas que le hago durante el día, por las cosas que veo que no me gustan, por mirarme demasiado el ombligo y creerme tantas veces el rey del mambo, por la soberbia que me sale cuando no estoy atento…, por mi boca de la que salen cosas buenas y malas…

AYUDAME MAS, le pido que me de más fe, más esperanza y más caridad (se lo digo todos los días en la Consagración), y le pido, mientras estoy en su presencia durante el día, que me ayude, que solo no puedo, que la mayoría de las cosas que hago o digo, son fruto del Espíritu Santo que actúa en mi…

28 septiembre 2020

la volatilidad seguirá en los próximos dos meses...

 Hay dudas de lo que va a pasar en EEUU. ¿Quién ganará las elecciones? ¿Aceptará Trump una derrota? La política casi nunca mueve los mercados, pero esta vez creo que sí que va a haber más vaivenes…

Lío garantizado

menos de cuarenta días de las elecciones presidenciales estadounidenses el foco de los inversores se centrará, cada vez más, en el análisis de los distintos posibles resultados electorales y sus consecuencias.

En condiciones normales el análisis sobre el impacto de las elecciones en sectores y empresas, en función de las políticas anunciadas en campaña por cada candidato, se realiza sobre dos posibles escenarios: triunfo del candidato republicano o victoria del candidato demócrata.

En esta ocasión el escenario es sensiblemente más complicado. Dadas las declaraciones de uno y otro lado, la probabilidad de que el día posterior a las elecciones el candidato perdedor reconozca el triunfo del teórico ganador de las elecciones es mínima. Hace menos de un mes Hillary Clinton instaba a Biden a no aceptar la derrota si el recuento le daba como perdedor por un reducido margen (ver vídeo). Mencionaba que los abogados del partido demócrata ya están trabajando en dicha eventualidad. Ayer mismo, Trump ponía en duda un traspaso pacífico de poderes y daba casi por seguro la necesaria intervención del Tribunal Supremo para determinar quién es el vencedor último de las elecciones.

La disputa del voto por correo hará, previsiblemente, que no se sepa con certeza el ganador hasta pasadas unas cuantas semanas desde el día electoral. La probabilidad de impugnación, solicitud de nuevos recuentos e incluso la no aceptación del resultado por el partido perdedor es muy elevada.

Sólo se han vivido dos situaciones similares en la historia de las elecciones presidenciales estadounidenses. La primera tuvo lugar en 1876, cuando sólo se reconoció al ganador apenas dos días antes de la fecha de toma de posesión. La segunda ocasión, más cercana en el tiempo, aconteció en el año 2000 cuando se impugnó el recuento de votos en Florida y no se conoció el ganador hasta mediados de diciembre, tras una decisión del Tribunal Supremo. En aquella ocasión, la incertidumbre sobre si el presidente finalmente sería Al Gore o Bush provocó una caída del 11% en el S&P.

A diferencia del año 2000, cuando sólo hubo discusión en el recuento de votos de un estado (Florida), ahora la controversia puede producirse en un elevado número de estados, prolongando en el tiempo la incertidumbre. Es muy factible que el ganador con el recuento inicial de los votos presenciales sea un candidato y, finalmente, tras el recuento del discutido voto por correo, el ganador final sea el candidato contrario.



Si nada lo remedia, EE.UU. va camino de enfrentarse a una crisis institucional sin precedentes. Teniendo en cuenta que la bolsa americana se encuentra cerca de los máximos históricos, muy apoyada por el sector tecnológico, un periodo de incertidumbre prolongado tras las elecciones previsiblemente provocaría retrocesos como ocurrió en el año 2000 hasta que se conoció el ganador (Bush) y el perdedor (Al Gore) reconoció la derrota.

De igual modo, al igual que el año 2000, si el Tribunal Supremo determina un ganador y el candidato perdedor acepta la derrota antes del 20 de enero, fecha de la toma de posesión del nuevo mandato, la calma debería volver a los inversores. La probabilidad de un aumento considerable de la volatilidad en los próximos meses es elevada.

Abrazos,

PD1: Siete claves para vivir. Sólo siete, no está mal.



25 septiembre 2020

corrección del mercado

 

Ha habido una corrección fuerte en los mercados como te he ido contando, pero dudo que sea la buena. Habrá rebote en las siguientes semanas. Los inversores siguen anclados en sus posiciones. Unos porque siguen enamorados de los “valores de moda”, otros porque ven a ciertos mercados, el español, como imposible de que bajen más (lleva perdido un 30% este año).

Y aún así, es posible que tras el rebote que venga se vuelvan a probar y superar los bajos de estos días…

Market Correction: What Does It Mean?

Abrazos,

PD: Estaba ayer en Misa por la tarde y salió esta lectura que me emociona…, la vida misma. Cada línea reflejo hoy lo mismo…

Lectura del libro del Eclesiastés 1, 2-11

¡Vanidad de vanidades! - dice Qohelet - ¡Vanidad de vanidades; todo es vanidad!

¿Qué saca el hombre de todos los afanes con que se afana bajo el sol?

Una generación se va, otra generación viene, pero la tierra siempre permanece.

Sale el sol, se pone el sol, se afana por llegar a su puesto, y de allí vuelve a salir. Sopla hacia el sur, gira al norte, gira que te gira el viento, y vuelve el viento a girar.

Todos los ríos se encaminan al mar, y el mar nunca se llena; pero siempre se encaminan los ríos al mismo sitio.

Todas las cosas cansan y nadie es capaz de explicarlas. No se sacian los ojos de ver ni se hartan los oídos de oír.

Lo que pasó volverá a pasar; lo que ocurrió volverá a ocurrir: nada hay nuevo bajo el sol.

De algunas cosas se dice:«Mira, esto es nuevo». Sin embargo, ya sucedió en otros tiempos mucho antes de nosotros.

Nadie se acuerda de los antiguos, y lo mismo pasará con los que vengan: sus sucesores no se acordarán de ellos.

Palabra de Dios.

Pues eso, para los que se miran mucho a sí mismos, hacen mal ya que no se acordarán nadie de ellos… Esa vanidad actual tan metida en la sociedad…, es la de siempre…