09 junio 2017

No publico más hasta septiembre

Como siempre que vienen borrascas, me aparto. Seguiré mandando los emails de las TENDENCIAS solo a los clientes y amigos. Y las ESTRATEGIAS, que no he contado nunca en el blog, siguen por teléfono, o en la oficina. Abrazos
estrategiastendencias@gmail.com 

08 junio 2017

Pobre del Banco de Santander, menudo papelón le viene

Lo del Banco Popular genera cierto lío. Se han producido dos hechos distintos en el mismo momento. Primero el MUR lo declara inviable (debía haber una fuga de depósitos y cuentas corrientes morrocotuda), lo quiebra, le hace un "bail in" parcial al Popular, es decir, le deja el capital a cero, los bonos convertibles COCOs a cero (los mayores tenedores de los COCOs son Pimco, Blackrock y Aviva..) y la deuda subordinada a cero (los garantizados valdrán cero también??)... Y no hace una quita, como se esperaba, del 30% a los depósitos de más de 100.000 euros, a costa de vender el banco, pendiente de litigios y de la veracidad última de la valoración de sus inmuebles, por nada, por un euro, que es el mensaje machacón que se trasmite. Pero antes de venderlo, lo declara quebrado…
Y es falso que lo compre por un euro. Los 7.000 millones que le inyecta el Santander son para el pago de futuras provisiones por malas valoraciones y litigios…, que les van a llegar a mansalva (hace justo un año se amplió capital por 2.500 millones de euros a 1,25 euros/acciones que hoy valen cero, muchas compradas con un crédito bancario que daban en las sucursales para este menester).
Es decir, el Popular quiebra, fundamentalmente por dos errores garrafales: haber llegado tarde a financiar la burbuja inmobiliaria, mientras otros bancos se hinchaban a ganar dinero dando préstamos a promotores y a particulares en los años 2000-2006, el Popular estuvo cauto y no entró en ese juego peligroso. Pero en 2006, viendo que se quedaba atrás, se hinchó a dar préstamos inmobiliarios en el peor momento, que luego nunca recuperaría, compró el Banco Pastor, que ya estaba atragantado de lo mismo… Y el segundo error es que no metió en la Sareb, el "banco malo", ese mogollón de basura que todos aparcaban a costa de los españoles, para sanear sus cuentas (aunque seguimos sin saber si las pérdidas de la Sareb por meter mal valorados activos del ladrillo las pagarán los bancos algún día). Lo terrorífico es que sabíamos desde hace años de su mala situación patrimonial por culpa de la mala valoración de sus activos de inmuebles. Lo mismo que les pasaba a otros bancos, pero que lo habían evitado pasado la pelota a la Sareb, es decir, a nosotros… Era un sistema financiero quebrado en toda regla, pero que gracias a la patada adelante, se maquilló todo, que olía a muerto muy muerto…, con los contribuyentes de paganinis.
El Popular tuvo que pedir líneas de liquidez de emergencia al BCE (ELA) para hacer frente a la fuga masiva de depósitos... y las agotó en dos días, porque se quedó sin activos que ofrecer como garantía (colateral). Ya sabes que desde la crisis, los bancos no se fían del banco vecino, no hay interbancario, y tienen que triangular con el BCE. Como no cesaban los rumores de quiebra, los clientes huían de los depósitos y cuentas corrientes (parece ser que se llevaron 15.000 millones de euros desde principio de año, un 20% de los depósitos), lo que junto con el desplome de la acción, hizo que Saracho tirara la toalla y pidiera su intervención…
Y ahora se enmascara con la compra del Santander, que se queda con los depositantes del Popular por 7.000 millones de euros. ¿Interesa este negocio, interesa ganar cuota de un mercado tan maduro como el español, interesa pagarles a todos por la cuenta 123? No me salen los números. El Popular y el Santander tienen una sucursal enfrente a la otra, como fue el caso de Banesto en su momento. Ahora tienen que cerrar casi todas las sucursales del Popular, despedir a casi todos los empleados (que por cierto puede salirles gratis al haber habido una quiebra previa, es un banco quebrado enmascarado!!!), prejubilar a los mayores (o no tan mayores y si es que le quedan reservas), cambiarle el nombre y la marca, no mola nada la del Popular…, que se identifica como quebrado.
Bonita jugada la de Guindos que se cobra favores a costa de los accionistas del Santander que se van a enfadar… No funcionan las ampliaciones de capital, que generan muchas pérdidas: se pierde cada vez que se amplía capital (fiasco en el BBVA, por el caso del banco turco, capricho de su Presidente), el Santander, ahora, para salvar las castañas a los depositantes (que iban a palmar si se aplica el bail in que se legisló), las dos macro ampliaciones del Popular en menos de cuatro años: se pidieron dos veces 2.500 millones de euros a sus pobres accionistas, a punta de pistola en la sucursal… ¡Qué asco da! Los abogados van a tener trabajo muchos años…, ojalá los accionistas y bonistas recuperen algo, ojalá los empleados se recoloquen pronto del paro, ojalá esto no hubiera pasado nunca…
Y el Santander no se va a ir de rositas en una operación que no se puede explicar como nada beneficiosa para sus accionistas. Ayer han intervenido en el mercado, pero deja que pase unos días y los guiris se lo piensen dos veces…, que les van a dar. Comprar por 7.000 millones de euros, un negocio bancario puro de 82.840 millones en depósitos (dato a 31/12/16, ya que se debe de haber largado cerca de un 20% de esa cantidad a fecha de hoy), que no le genera ningún beneficio al banco, ya que aunque poco paga por ellos, los tiene colocados en activos inmobiliarios no rentables… De puta coña!!! Quizás, lo que no sabemos hoy y sabremos más tarde, es que haya un pacto secreto para pasar a la Sareb más mierda inmobiliaria… El Santander ha dicho que su intención es deshacerse de la mitad de la exposición al ladrillo del Popular en 18 meses. ¿Quién lo va a comprar, a qué precio? Sería bonito y ojalá se enteren los políticos de la oposición y lo frenen si es que lo intentan meter en la Sareb…
Ha sido terrorífico, palme total de los accionistas y bonistas, sin responsabilidad alguna por la mala praxis (ocultación del agujero durante años a sabiendas), con un Banco de España en las nubes, con unas auditorias diciendo mentiras (dos auditorías favorables en febrero de Price Waterhouse sobre las cuentas y de Ernest Young sobre procedimientos), un ministro de Economía en la inopia, una CNMV a su estilo, y unos test de estrés que no sirven de nada, aparte de pasarse por el forro la nueva legislación europea de quiebras bancarias del MUR. ¡¡¡Viva España!!!
En el último "stress test", la EBA (European Banking Authority) le daba para 2017 el segundo mejor ratio al Popular de toda la banca española… ¡Ole tus huevos!
Ay, Saracho, ay!!! Cuántas mentiras en el camino, qué poco hiciste por buscar una solución mejor que ésta… Son todo engaños y más engaños. Hace menos de un mes:
Te van a llover las demandas judiciales y ojalá los jueces sean justos y resuelvan a favor de los perjudicados… No vas a volver a trabajar en un banco en tu vida machote… Ya habrás cobrado bien tus andanzas…
¿E Italia, con el Monti dei Paschi, qué? ¿Esto ha sido un precedente, o cada país hace lo que quiere? Es todo una mierda, todo mal hecho, todo se hace tarde, con demasiados perjudicados…, demasiadas mentiras (tanta ocultación de la realidad de todo el sector bancario, alucinante)
Y por cierto, esto no le ha salido gratis a tu patrimonio. Seguro que si tienes fondos de inversión españoles, tienes acciones o bonos del Banco Popular. Has palmado el porcentaje que el gestor estrella español hubiera invertido ahí… Todos los gestores españoles tenían y no era parca la cantidad, no me preguntes por qué… Mañana toca volver a oír esas noticias interesadas de la gran recuperación del ladrillo español… Se ponen muy pesados para ver quién se queda con todas las mierdas aparcadas que quedan…
Abrazos,
PD1: Los números que hace Nicolás Lopez:
Situación previa del Popular (millones euros)
Capital: 2.100
Reservas 9.300
Instrumentos AT1: 1.350
Instrumentos AT2 :700
Total: 13.750
En el activo:
Morosos  36.800
Provisiones (45%) 16.200
Pérdida latente: 20.600
El experto independiente da a Popular un valor de -8.000
Lo que se hace:
El capital se amortiza y pasa a reservas
AT1 se convierte en acciones y éstas se amortizan y pasan a reservas
AT2 pasa a Capital
Situación resultante:
Capital 700
Reservas 12.750
Total Fondos Propios: 13.750
Esto es lo que Santander compra por 1€. ¿Por qué?
Porque el BCE, ante los problemas de liquidez del banco, considera que no es viable y está en riesgo de quiebra.
Si hubiera que liquidar el banco hoy su valor sería negativo porque su Patrimonio (13.750) es inferior a las pérdidas latentes en Activo
El Popular necesita una inyección de capital de 7.000M (aprox.) para sanear activo y reponer capital y no tiene capacidad para sacar adelante.
Situación post-recapitalización Santander:
Capital 7.700
Reservas 5.750
Total Neto Patrimonial 13.750
Morosos 36.800
Provisiones (67%) 25.000
PD2: Ser padre es un don de Dios. Te lo digo yo que he sido bendecido con 9 hijos maravillosos y que, por supuesto, nos han dado mucho trabajo y renuncias…, aunque no superan las alegrías de educarles, verles crecer y empezar a volar:
La maternidad es un don de Dios que genera alegría. Las familias se alegran cuando hay un anuncio de una nueva vida. Sin embargo, hoy día, la maternidad no es valorada debidamente. Frecuentemente se le anteponen otros intereses superficiales, que son manifestación de comodidad y de egoísmo. Las posibles renuncias que comporta, asustan a muchos matrimonios que, quizá por los medios que han recibido de Dios, debieran ser más generosos y decir "sí" más responsablemente a nuevas vidas.
Muchas familias dejan de ser "santuarios de la vida". El Papa San Juan Pablo II constata que la anticoncepción y el aborto «tienen sus raíces en una mentalidad hedonista e irresponsable respecto a la sexualidad y presuponen un concepto egoísta de la libertad, que ve en la procreación un obstáculo al desarrollo de la propia personalidad».

07 junio 2017

viene una corrección del 10% en EEUU

Tenemos burbuja, la que han liado los banqueros centrales, madre!!!
Y vienen curvas, o eso dicen los de JPMorgan:
The first time JPMorgan warned of market downside was in early March when the bank's US equity strategist Dubravko Lakos-Bujas wrote that while the fundamental backdrop remains supporting, the "short-term downside risk" in the S&P is increasing.|
 Less than two months later, JPM presented six "red flags" why it is starting to sell stocks. Then, just a few weeks later, JPM turned on the flashing red light again in late May, when the bank "sounded the alarm on the size of US debt, and warned of a financial crisis" while in the interim, JPM's quant Marko Kolanovic on several occasions warned that stocks are poised for a sharp drop due to purely technical and systemic factors. Of course, throughout this period stocks only kept going higher, closing at all time highs last Friday.
So has JPM thrown in the towel on being tactically bearish for months, and re-embraced the "Icarus" meltup in the same way that BofA' Michael Harnett (who realizes a crash is coming but not before the market's last hurrah all the way to 2,550-2,600) has? Nope.
In a note released overnight, JPM's equity strategist Mislav Matejka writes  that "we were very constructive on beta until early May, when we advised to cut portfolio risk" and "wquities performed strongly." However, with "key positive catalysts moved behind us, and some red flags started to appear."
Here are the "red flags" that JPMorgan sees as of today:
1) Soft patch in global activity ahead? US growth momentum has turned mixed, with a rollover in manufacturing indicators, credit, housing and car sales. US CESI is in negative territory, which was typically associated with more defensive market leadership. CESI has a good correlation with the S&P500 and points to 10%+ downside for stocks.
China new project starts have turned negative for the first time since summer ’15. On that occasion, a phase of significant de-risking followed. In addition, it was a big stimulus package which stabilised the activity then, but this time around, a new support programme might not be forthcoming. The impact of the Chinese stimulus is fading. This is seen in the sharp decline in new project starts and car sales, among others
Eurozone has been very strong so far, but even that region could see some softness ahead. Eurozone M1, an important lead indicator, points to lower Eurozone PMIs from here.
2) Renewed weakness in pricing coming. Commodity prices are weaker ytd, Brent at -13% and Iron ore at -29%, inflation forwards are down, and yield curves are flattening again. Headline inflation prints could roll over meaningfully, as could Chinese PPI, which has implications for Chinese corporate profitability. All of these are the problems for the credibility of the reflation trade.
3) Earnings outlook to deteriorate, post strong Q1. We were very bullish regarding the upturn in earnings, but the hurdle rate is much steeper now, with elevated consensus expectations and the base effects turning less positive. The potentially weaker activity and pricing prints from here could be the headwinds.
4) Bond yields are struggling to break out of their ytd range, which is an increasing problem for market breadth, health and leadership. The decoupling between internals and the market levels has typically
tended not to last for too long. Bond yields remain strongly positively correlated to the Value/Growth preference and to the Cyclicals vs Defensives performance. Yields need to move higher for the risk-on trade to resume.
5) Summer seasonals are negative and Vix is still in a complacent territory. Equities have posted below-average / negative returns on most occasions during the May-Sept period. On the flipside, Jan-Apr and Oct-Dec have produced strong gains, on average. Vix is currently at 10, near the historical lows. As good as it gets?
* * *
Still, despite the above, JPM is not turning "structually bearish" yet. Here's why JPM believes that any upcoming dips, even 10% ones, are to be bought:
Is the potential increase in volatility during the upcoming summer something that might become more sinister than just the typical profit-taking given poorer seasonals and a likely soft patch in global activity momentum? We don’t think so.
Our medium-term fundamental view remains that equities are in an upcycle and that the potential weakness over the summer should be used as another good entry point. We see the following key medium-term supports:
1.-Earnings base remains depressed in EM and in Eurozone. There is significant upside potential from here in both regions.
2.-Credit conditions remain supportive and HY spreads are well behaved.
3.-Equities are still underowned, where the only buyers over the past 10 years have been the corporates, through buybacks. There are some signs that this is starting to change.
4.-Even though in absolute terms equities appear pricey, relative value proposition between equities and fixed income still holds.
5.-USD behaviour might not add to the risk-off concerns. Typically, as one enters a de-risking phase, USD has tended to rally. This, in turn, becomes a problem for EM, as the EM central banks need to hike interest rates in order to protect their currencies, which ultimately hurts EM growth. Also, rallying USD is a headwind for commodity prices. We do not see USD strengthening this time around.
Confused about JPM's ambivalence? Don't worry, so is JPM, which is why the bank leaves it off with the following rhetorical question: "What would make us turn risk-on again?" The answer:
If during the summer, ECB starts to point more forcefully towards tapering, we think that would be taken positively by the market and it might overshadow the potential consolidation phase that we envisage. This is because the ECB’s taper would likely result in two clear positive signals: 1. Bund yields breaking out of their current range; and 2. USD comprehensively rolling over.
Unless, of course, for a market habituated hundreds of billions in central bank liquidity every mont, it is precisely the ECB taper that is the far bigger risk off signal. We should get further insight on this potential risk factor on Thursday when the ECB is widely expected to provide its first substantial tightening hint.
Aunque llevan avisando de que viene el lobo tantas veces, que quizás sea una más… Abrazos,
PD1: Todos los años hay una corrección de la bolsa de EEUU, luego terminará el año subiendo o bajando, pero suele haber una corrección por el camino. No es que sea costumbre, es que siempre la hay. ¿Cuándo va a empezar? Ni idea, pero llegará…, ni lo dudes:
Aunque si la corrección es de un 10%, no merece mucho la pena moverse, ya que no se sabe ni el día que empieza ni el día que acaba, así que no interesa salir corriendo para volver a comprar luego. Nunca se vende bien, y siempre se compra peor… Y por ahora es lo que se prevé, una corrección que provoque que vuelva a aparecer dinero a precios inferiores.
PD2: Aunque el riesgo de que la economía de EEUU entre en recesión vuelve a aparecer. Lo está marcando la curva de tipos que se ha ido a su mínimo:
Esta es la curva de tipos:
Y esta es la valoración de su bolsa:
Aunque la corrección será corta como casi siempre ocurre:
Si quieres leer cosas más negativas:
Los valores tecnológicos han sido los causantes de estos excesos. Dudo que la carrera de las FANG pueda continuar a este ritmo de los dos últimos años:
PD3: Estaba haciendo oración antes de la Misa y le decía al Señor que le quería mucho más que todos esos que estaban ahí. Pura soberbia mía. Aunque con mucha humildad le decía que me reconocía pecador y que le pedía perdón por todo lo que me había apartado de Él. Seguí con toda la esperanza del mundo, corrigiendo algo mi soberbia, al explicarle que, quizás, en el pasado, no le quisiese tanto como estos, pero que en el presente me diera fuerza para que así fuera y que en el futuro, en los años que me queden de vida, me diera toda la fe del mundo para que siguiera queriéndole como hasta ahora…

06 junio 2017

deuda externa

Nuestra doble deuda sigue desatada: la deuda pública, que sigue subiendo y supera ya el 100% del PIB, y la deuda externa, que no somos capaces de corregirla y que es una lacra para nuestra economía y el bienestar futuro de nuestros hijos…

La deuda exterior: el talón de Aquiles de España

A día de hoy, el mayor problema de la economía española sigue sin ser su elevadísimo endeudamiento público, sino que lo constituye su astronómico endeudamiento exterior

La evolución del déficit público, y de su corolario la deuda pública, tiende a copar los titulares de prensa. Es lógico, porque tanto PSOE como PP nos han dejado una desastrosa herencia en forma de intereses. Sin embargo, a día de hoy, el mayor problema de la economía española sigue sin ser su elevadísimo endeudamiento público, sino que lo constituye su astronómico endeudamiento exterior. En términos brutos, la deuda pública asciende a 1,1 billones de euros; la deuda exterior, en cambio, a 2,7 billones de euros (evidentemente, parte de esa deuda pública forma parte de nuestra deuda exterior).
Pero, para estudiar la solvencia de cualquier agente económico, conviene analizar no tanto sus pasivos brutos sino la diferencia entre sus activos y sus pasivos: esto es, cuánto adeudamos a los demás una vez liquidadas todas nuestras propiedades. En este sentido, los pasivos exteriores de España superan a sus activos exteriores en 950.000 millones de euros: una cifra que sigue siendo alarmantemente elevada pero que, al menos, durante los últimos años nos ha brindado alguna buena noticia. Y es que, por primera vez en nuestra historia económica reciente, el PIB de España crece sin que nuestro país aumente su endeudamiento exterior. No porque nadie quiera financiarnos (no al menos en la actualidad), sino porque no estamos demandando ese endeudamiento.
Basta efectuar una somera comparativa al respecto: mientras que en la anterior fase expansiva (1996-2007) los pasivos exteriores de nuestra economía aumentaron en 755.000 millones de euros, en esta fase de recuperación (2014-2016) se han reducido en 57.000.
Ahora bien, antes de echar precipitadamente las campanas al vuelo, deberíamos darnos cuenta de que el volumen de nuestros pasivos netos con el exterior todavía equivale a más del 80% de todo nuestro PIB. Se trata de una de las posiciones exteriores más deudoras de Europa y de todo el planeta:
Ese desmesurado endeudamiento exterior es, como decíamos, una de nuestras mayores debilidades actuales: que hayamos dejado de incrementarlo no significa que haya dejado de existir. Y esto es problemático por dos razones: a largo plazo, porque debemos pagar tales pasivos a costa de nuestro ahorro interior; a corto-medio plazo, porque muchas de esas deudas van venciendo y tenemos que refinanciarlas. Si la mayoría de nuestras familias, empresas y administraciones públicas españolas no fueran capaces de refinanciar o amortizar con regularidad sus deudas exteriores, entonces caeríamos en un macro-corralito exterior que nos sumiría en una fortísima crisis.
De hecho, ese macro-corralito exterior es lo que estuvo a punto de sucedernos en el año 2012 por culpa de la pésima gestión de Zapatero primero y de Rajoy después. Si dividimos nuestra deuda exterior en dos grandes grupos —por un lado, la deuda exterior del Banco de España y, por otro, la deuda exterior del resto de la economía—, comprobaremos que, a partir de la segunda mitad de 2011, la deuda exterior del conjunto del país exceptuando al Banco de España empieza a caer en picado: pasa de 1,05 billones de euros a 665.000 millones. La razón de esta brutal contracción de nuestros pasivos es que España vivió una fuga de capitales: debido a la inepcia de nuestros gobiernos para equilibrar sus presupuestos y para acreditar su capacidad de mantenerse dentro del euro, los inversores internacionales dejaron de confiar en nosotros y de refinanciar nuestras deudas.
En una situación así, cualquier persona normal habría entrado en suspensión de pagos: si debes dinero, careces de él y tu acreedor no te refinancia, por necesidad entras en situación concursal. Es decir, en 2012 España debería haber quebrado. Si no lo hizo fue porque dentro de la eurozona existen mecanismos automáticos de concesión de créditos entre los bancos centrales nacionales que componen el Eurosistema (Target2) y esos mecanismos nos proporcionaron varios meses de oxígeno: a efectos prácticos, el Bundesbank le daba crédito al Banco de España y el Banco de España refinanciaba a nuestras entidades financieras aislándolas temporalmente de la bancarrota. Por eso, en el siguiente gráfico, podemos observar cómo la deuda exterior del Banco de España aumentó en 2011 y 2012: un incremento correlativo al descenso de la deuda exterior del resto de la economía. Esto es, una deuda vino a suplir a la otra evitando nuestra quiebra.
Pero tal situación pendía de un hilo: los alemanes andaban —con razón— muy inquietos de que casi toda la financiación exterior de la economía española dependiera del Bundesbank (si el euro se rompía en esas condiciones, habrían sufrido enormes pérdidas). Por ello, la financiación que nos proporcionaba el Eurosistema ante la fuga de capitales solo podía tener un carácter provisional: de haberse pretendido alargar por más tiempo y por mayor cantidad, la eurozona habría estallado por tensiones políticas.
Y fue aquí cuando llegó el verdadero salvador de la economía española, que no fue Mariano Rajoy sino Mario Draghi. En julio de 2012, el presidente del BCE pronunció aquellas mágicas palabras de que “haría todo lo necesario para salvar al euro”, entendiéndose por tal que evitaría la quiebra de gobiernos y entidades financieras en problemas. Una vez lanzada esa señal —España dejaba de ser un riesgo exterior porque teníamos al BCE detrás que, a su vez, tenía a los gobiernos más solventes de la eurozona detrás—, la fuga de capitales se detuvo: los inversores foráneos volvieron a estar dispuestos a prestarnos para refinanciar nuestra deuda exterior. Por eso, a partir del momento en que habla Draghi, la deuda exterior del Banco de España empezó a caer y la deuda exterior del resto de la economía volvió a crecer: cuando se normalizaron los flujos exteriores de crédito, el recurso extraordinario al Eurosistema dejó de ser necesario.

Veintitrés palabras tuyas bastarán para sanarme: así salvó Draghi al euro y a España

No cabe dudar de que el apoyo explícito de Draghi a la economía española no ha estado exento de problemas: al prometer que nos rescataría ilimitadamente en caso de ser necesario, el Gobierno de España se durmió en los laureles y minimizó el ritmo de reformas y de ajustes presupuestarios. Pero tampoco cabe dudar de que la estabilización macroeconómica de España se produjo gracias al rescate encubierto de Draghi y no gracias al lentísimo saneamiento de Rajoy: y es esa estabilidad macroeconómica la que explica la tranquilidad financiera dentro de la cual se ha ido desarrollando el cambio de modelo productivo y la consecuente recuperación actual. Si algún burócrata tuviera que colgarse alguna medalla por el vuelco vivido en España, ese sería Draghi, no Rajoy.
En suma: que hayamos dejado de endeudarnos con el exterior es una buena noticia; que sigamos estando muy endeudados con el exterior es una muy mala noticia, aunque no resulte alarmante mientras el BCE nos avale. Por eso es crucial seguir aprovechando este periodo de gracia para mejorar nuestra solvencia exterior —amortizar nuestro endeudamiento y aumentar nuestra competitividad frente al resto del mundo—, de manera que cuando el BCE termine retirando la red, no caigamos al vacío.
Abrazos,
PD1: Por ahí fuera, las cosas siguen más o menos iguales. Descomunal superávit por cuenta corriente alemán:
Que se financia con los inmensos déficits acumulados de sus socios, de los países que le compran sus cacharros…
Frente a EEUU, el déficit alemán sigue siendo muy elevado:
Así se ve mejor:
Es una tendencia que se ha mantenido al margen de cómo esté el cambio euro/dólar. Ha habido momentos de mucha fortaleza del euro, cuando se cruzaba con el dólar a 1.60 y otros momentos de mucha debilidad con cruces muy próximos a la paridad…
Los acreedores y los deudores:
Y los datos españoles:
PD2: Los cristianos de hoy sentimos la misma urgencia que los cristianos del primer siglo: queremos ver a Jesús, necesitamos experimentar su presencia en medio de nosotros, para reforzar nuestra fe, esperanza y caridad. Por esto, nos provoca tristeza pensar que Él no esté entre nosotros, que no podamos sentir y tocar su presencia, sentir y escuchar su palabra. Pero esta tristeza se transforma en alegría profunda cuando experimentamos su presencia segura entre nosotros. Es en la Eucaristía donde la presencia de Dios se hace realidad… Es esa paz que conseguimos tras ir a Misa y comulgar, ese contacto con el Señor, ese agradecimiento que se haya quedado con nosotros, esa fortaleza que nos da la fe de saber que nos está esperando en forma de pan…, y que lo podemos interiorizar, metérnoslo dentro.

05 junio 2017

¿Cómo debe cotizar el petróleo?

El precio del crudo se instala por debajo de los 50 dólares por barril, muy lejos de los altos de años pasados, lo que ha favorecido en gran parte la recuperación económica y que los precios no se tensionen… ¿Seguirá en esta zona de estabilidad? Es muy probable. Lo de los años pasados fue una burbuja que se corrigió gracias al fracking de EEUU y a que la OPEP es cada vez menos importante:
mientras que la producción ha seguido subiendo en los últimos años:
No podemos olvidar que la economía global ha seguido creciendo en las últimas décadas, y que cada vez se necesita más de la energía:
Yo tengo dudas de que la OPEP y EEUU consigan que el crudo vuelva a los niveles tan altos alcanzados, ya que tanto por energías renovables, como por el fracking, se está haciendo mucho para que la producción sea suficiente al consumo.

Cinco argumentos por los que esperar una subida del precio del petróleo

La fuerte corrección experimentada por el precio del petróleo ha hecho que muchos se pregunten sobre si estamos ante una nueva fase bajista en la cotización del oro negro. Ante un barril que a duras penas se mantiene en torno a los 50 dólares… ¿qué deberían esperar los inversores? No son muchas las casas que se mojen. Allianz Global Investors lo ha hecho por boca de Neil Dwane, su estratega jefe, quien se muestra convencido de que a medio-largo plazo el petróleo debería cotizar a precios más elevados. “A pesar del reciente episodio con el consecuente desplome en los precios, creemos que el mercado del petróleo debería moverse más alto debido a la sólida demanda global, las renovadas restricciones en la oferta y la baja inversión, aún significativa. Esto supone un argumento claro para invertir en el sector de la energía, tanto por los ingresos como por el retorno del capital”, afirma el experto. Dwane da cinco argumentos que deberían justificar una subida del precio del barril a medio-largo plazo:
1. El primero que cita es el hecho de que la demanda global se mantiene estable. “Aunque la Agencia Internacional de la Energía (IEA) ha reducido sus predicciones de demanda de petróleo en 2017 de 1,4 millones de barriles al día a 1,3 millones, la demanda global ha permanecido en niveles razonablemente estables. A finales de 2016, el consumo global de crudo rondaba los 97 millones de barriles al día, por lo que la rebaja de las estimaciones de la IEA son poco significativas y el margen de crecimiento es todavía alto con respecto a esos 1,3 millones de barriles que se prevén se consuman diariamente en el mundo. Al mismo tiempo, los inventarios de petróleo se han ido reduciendo, mientras que el crecimiento de la economía mundial es boyante. Ambos factores deberían sostener una demanda constante de petróleo a pesar de unos precios más altos.
2. Existen múltiples factores que contraerán la oferta mundial de petróleo. Es la segunda razón que esgrime Dwane. A su juicio, los niveles globales de suministro se volvieron mucho más difíciles de evaluar en noviembre de 2016, cuando los miembros y no miembros de la OPEP acordaron reducir la producción como forma de drenar el exceso de oferta de petróleo e impulsar los precios. El 25 de mayo, este acuerdo se extendió hasta marzo de 2018. Si bien el análisis de la efectividad real de este acuerdo seguirá siendo un desafío, no hay duda de que ha mejorado el equilibrio entre la oferta y la demanda. El frágil estado de muchos petro-estados es una de las razones por las que la OPEP aspira a aumentar los precios mediante la reducción de la producción.
3. Los descubrimientos de nuevos yacimientos son cada vez más escasos. Tal y como explica Dwane, desde hace décadas, el descubrimiento de nuevos yacimientos petrolíferos se han vuelto cada vez más difíciles. La economía global se basa esencialmente en unos pocos viejos y envejecidos mega yacimientos para producir el suministro de petróleo que necesita. De hecho, aparte de la industria del petróleo de esquisto de los Estados Unidos, que ha hecho avances significativos en los últimos años, pocas compañías de energía han estado invirtiendo más en la búsqueda de nuevos yacimientos de petróleo. Muchas compañías también decretaron importantes recortes de gastos de capital en 2015-2016, lo que significó que tenían menos planes de gasto en el descubrimiento de nuevos yacimientos petróleo. En cambio, se han centrado en el control de costes y la generación de efectivo.
4. La industria americana de esquisto tiene problemas. Según Dwane, en los últimos años las nuevas tecnologías y técnicas de perforación contribuyeron a un boom del gas de esquisto en EE.UU. que impulsó significativamente la oferta y ayudó a reducir los precios del petróleo. Cuando los países de la OPEP restringieron su producción a finales del año pasado, los productores americanos de esquisto aprovecharon la oportunidad para incrementar su producción y sus exportaciones. Esto alteró aún más el equilibrio entre oferta y demanda en el mercado mundial del petróleo. Hoy, la industria estadounidense de esquisto está lidiando con algunas cuestiones importantes. Por ejemplo: el ritmo robusto al que la actividad de perforación ha aumentado durante el último año está destinado a desacelerarse debido a las crecientes restricciones sobre el personal y el equipo disponibles, mientras que la recesión que sufrió el gas de esquisto en 2014 derivó en una huida de talento y capacidad del sector.
5. La producción doméstica de petróleo en Asia está cayendo. Tal y como recuerda el experto de Allianz Global Investors, la producción interna de China también está en declive, y se esperan caídas adicionales. Al mismo tiempo, las demandas de energía de China están creciendo junto con su tamaño poblacional. Esto sugiere que China continuará dependiendo cada vez más de los mercados mundiales. Además, la India, Indonesia y otras naciones asiáticas también están viendo descensos de la producción, incluso a pesar de que el crecimiento económico de estas regiones se espera que aumente. Esto debería conducir a una demanda de crudo cada vez más creciente en los mercados mundiales.
Abrazos,
PD1: Esta es la diferencia entre la OPEC y los demás:
Y EEUU sigue en su carrera a ser el mayor productor del mundo, gracias al fracking:
PD2: Mientras tanto, se siguen desarrollando de forma creciente las energías alternativas por todas partes:
PD3: Así de simple: No sirven los sermones sino el ejemplo:

02 junio 2017

hay que mirar a los bonos para saber qué hará la bolsa

De nuevo un tirón de los bonos hacia arriba precio (bajada de rendimientos). La mejoría puntual de la inflación, aunque conocedores todos al 100%, que en pocos días la FED subirá sus tipos de intervención, o que el tapering implica una subida de tipos directamente. ¿Se equivocan los bonos? ¿Se equivoca la bolsa por no tomar beneficios tras el “reflation trade” posterior a la victoria de Trump? Me temo que se equivocan los dos, aunque siempre han mandado los bonos.
La bolsa de EEUU ha subido fundamentalmente por los valores tecnológicos, por esas grandes corporaciones que basan su negocio en publicidad, o en el uso de las nuevas tecnologías y la venta de cacharritos. Mira que distintas a hace unos años:
Serán cojonudas las cinco grandes tecnológicas, pero están a unos precios disparatados…
Los bonos europeos, por su parte, imitan a los japoneses. Son un fiel reflejo de lo que hacen los japos con su deprimida economía, estimulada hasta la saciedad por el Banco de Japón:
La línea la marca la inflación y la creencia de los banqueros centrales que deben estimular para que haya crecimiento y, sobretodo, vuelva la inflación y no se repita la historia nipona:
Y estas son las alternativas de rentabilidad en EEUU para cada clase de activo (en Europa casi todos en negativo):
Y curiosamente, el euro se mueve al calor del diferencial de rentabilidades de EEUU y el bono alemán:
Al lío, ¿quién manda, la bolsa o los bonos?:
As a former equity guy, it pains me to say that when the bond and equity markets are at odds, it usually pays to go with the bond guys. Let’s face it, the bond guys are better at math, often smarter, and less likely to fall for a story. Therefore I am a little at a loss regarding this next chart, as it appears the stock jockeys are more sanguine about rates than the fixed income crew.
Yesterday the SPDR Utility ETF closed at a new all-time high. With all the excitement regarding the FANG stocks, along with the manic chasing occurring in TSLA and bitcoin, you would figure that sentiment would be bubbling over. Shouldn’t investors be dumping utility stocks like University students returning on Thanksgiving weekend to their old high school sweethearts? Instead, we find investors gobbling up utilities like rates are never going higher.
Between 2013 and 2016, the relationship between the inverted yield of the 30 year US Treasury and the SPDR XLU ETF held fairly tight. Yet since the Trump election, it has completely broken down.
Obviously, the correlation need not continue, and the two assets might simply head their own merry way.
But what if this divergence is due to recouple? Although I am a long term bond bear, it certainly feels like fixed income is itching to rally.
The Fed keeps tightening and flattening the yield curve.
They seem intent on removing accommodation until something breaks. Ultimately, if they continue to tighten too aggressively, it will be extremely bond friendly.
An argument could certainly be made that the mad scramble into stocks is sending all sectors higher, and utilities are just being dragged along for the ride. Yet I can’t help but notice that many other sectors closed at one month lows yesterday.
Could it be utility stocks smell the coming economic slowdown ahead of the bond market? I am not sure, but if the economy does roll over, it will be a rare occasion when the stock traders were the more pessimistic bunch. Hey, there is a first for everything, including having the stock guys getting it more right than the bond traders.
Y éste otro:
Historically, the two- to 10-year spread seems to be a better indicator of the economy.
Equities and bonds have been giving different signals to investors over the past two months. Stocks, measured by the S&P 500 Index, have been on a steady march upward, boosted by impressive corporate earnings in the first quarter. While optimism about “Trumpflation” -- tax cuts and infrastructure spending -- pushed the yield on 10-year Treasuries from a low of 1.80 percent on Nov. 2 to 2.63 percent on March 13, the yield has since fallen significantly, to 2.23 percent on May 30. 
In the chart below, the 10-year Treasury yield is shown on the left scale (solid line), and the S&P 500 Index on the right scale (dotted line).
To add to the confusion, the spread between two- and 10-year Treasuries started to narrow even before the 10-year yield commenced its decline. After hitting a peak of 135 basis points on Dec. 22, the two- to 10-year spread moved steadily downward, reaching 93 basis points on May 30, below where it was before Election Day. 
What are the divergent messages from equities and bonds telling investors, and which indicator is likely to be the best predictor of where the economy and markets will be, say, a year from now?
Continued strength in equities is traceable to an estimated 13.6 percent increase in first-quarter earnings for the S&P 500 companies compared with the first quarter of 2016. Not only did the pace surprise analysts on the upside, it was also the fastest growth since the third quarter of 2011. Furthermore, corporate repurchases of shares appear not to have been a significant factor in the increase in earnings, suggesting that the rise may be sustainable in future quarters.
While equity investors focused on the positives from a bottom-up point of view, bond investors appear more concerned about top-down factors. The pace of first-quarter growth in U.S. real gross domestic product was revised higher to 1.2 percent, which was still slow for this late in the business cycle. And with the difficulties the Trump administration has had in having Congress approve health-care reforms, and the expected delay in implementing fiscal stimulus, the 3 percent annual GDP growth target appears increasingly elusive. Adding to economic factors is the force of investors’ risk aversion due to the increase in political peril from the various ongoing investigations in Washington.
Alongside the continued slow pace of economic growth, markets are also concerned by the repeated failure of inflation to rise to levels expected by the Federal Reserve. For example, core CPI (excluding food and energy) rose by only 0.1 percent in April after a 0.1 percent decline in March. April’s inflation was also below the 0.2 percent that the Bloomberg consensus had expected. Including April, the annual inflation rate has fallen to 1.9 percent from 2 percent the previous month. Clearly, there is no sign of accelerating inflation.
The Fed minutes released May 24 suggest that authorities may well increase the federal funds rate by another 25 basis points at their next meeting on June 14. The recent benign inflation figures suggest, on the other hand, that the Treasury yield curve may well flatten, rather than steepen, after the rate hike. In other words, the two- to 10-year yield spread will likely narrow further.
Judging by history, the bond market and, in particular, the two- to 10-year spread, seem to be a better indicator of the economy and markets. In 2006, the last full year before the recession began in December 2007, there were similar contradictory messages from the equity and bond markets, with bonds turning out to be a better predictor of the economy, equities and the fixed-income market itself. 
In the following chart summarizing equity and bond market behavior in 2006, the two- to 10-year spread is shown on the left scale (solid line), and the S&P 500 Index is on the right scale (dotted line):
As the S&P 500 Index rose to successive new records in the second half of 2006, the two- to 10-year spread fell from a high of 21 basis points in May to a negative 12 basis points at year-end. The direction of the move -- a sharp decline -- in the yield spread in the final eight months of 2006 was a precursor not only of the recession a year later, but also of the plunge in equities and bond yields that followed.
History seldom repeats in predicting the future of markets. But it is always an important input that investors can ignore only at their own peril. With the ongoing economic recovery long in the tooth at 94 months, it behooves investors to pay greater attention to calls for greater caution that are coming from the Treasury market.
Abrazos,
PD1: Y dentro de este pupurri de alternativas, la del depósito bancario sigue siendo horrible, en un entorno de inflación que ronda el 2%, y habiendo un volumen disparatado de depósitos que nada rentan, que les interesa mucho a los bancos colocar y mantener, ¡qué frescos!. Tienen un gran tipo de interés real negativo para los tenedores:
PD2: ¡Qué miedo me da cuando escribo estas líneas y antepongo mi yo (cuento demasiado de mi), al claro mensaje de amor del Señor! Humildad, solo quiero mucha humildad.
Solo me consuelo cuando pienso que no soy yo el que escribe, sino el Espíritu Santo a través de mis dedos… Así que si me equivoco, o salgo demasiado yo, es porque el Espíritu Santo se toma vacaciones y no me guía.